Infrarrealistas en Perrera Arte: tributo azteca a Bolaño y otros canes románticos

Por Juan Patricio Riveroll y Rafael Toriz

En el marco del 50 aniversario del golpe de estado a Chile, que propició, como tantas otras dictaduras en el subcontinente, exilios y nomadismos que incidieron de manera decisiva en el arte y la literatura latinoamericana, la exposición “Infrarrealistas en Chile. Ecos de las imágenes de una vanguardia chilanga” nace como una ofrenda para la memoria de Roberto Bolaño a veinte años de su muerte, pero también a setenta de su nacimiento y veinticinco de la publicación de Los detectives salvajes, llevando a su país natal los nombres, poemas, imágenes y recuerdos del grupo que supo construir junto con Mario Santiago Papasquiaro y otros temperamentos alucinados que cambiaron el rostro -por mucho que le pese al establishment– a la literatura mexicana, en concreto a lo tocante a la legitimidad y operatividad del campo literario, haciéndose eco de la vilipendiada y ninguneada herencia de la vanguardia comenzada por los estridentistas en los años veinte del siglo pasado.

Época de rebeldía y de protesta, conviene tener presente que el infrarrealismo, nacido en 1975, buscaba romper con las estructuras tradicionales de hacer literatura (incorporando además otras expresiones artísticas, tales como la música y las artes visuales, alimentadas por recitales de poesía, conciertos y exposiciones que dinamizaron, desde los márgenes y como pocos agentes en la época, el campo cultural mexicano), haciéndose eco de vanguardias rupturistas y opacadas por la conservadora tradición nacional tales como el referido estridentismo pero también los estertores más filosos del dadaísmo y algo del situacionistmo de Guy Debord.

Bolaño y otros escritores infrarrealistas se propusieron explorar nuevas formas de la expresión literaria que capturaran la realidad compleja, contradictoria y violenta de su época, tomando como puntos de exploración la marginalidad y la corrupción, el desencanto y la migración forzada: la esperanza y la búsqueda de una improbable identidad latinoamericana en la cual encontrar cobijo y esperanza.

Tomando en cuenta la enorme influencia que Roberto Bolaño ha tenido en las generaciones posteriores de escritores latinoamericanos, conocer su pasado infrarrealista en México permitirá saldar una deuda histórica con uno de los hijos más preclaros del exilio chileno y sudamericano, toda vez que tanto él como la cofradía infrarrealista exploraron con ironía y sensibilidad la complejidad de la región, analizando la historia reciente, las luchas sociales y los traumas colectivos derivados de los golpes de estado y los regímenes totalitarios; y lo hicieron no con panfletos ni consignas morales, sino con poemas encendidos que recuerdan que uno se hace amigo de aquellos con quienes comparte una ética.

La deuda que tiene México con Roberto Bolaño es incalculable y viceversa. Sus dos obras cumbre son, ambas, novelas sobre México, (Los detectives salvajes en mayor medida que 2666). El hecho de que Los detectives sea, quizá, la novela mejor lograda sobre México en las últimas décadas, habla a raudales sobre la relación de los exiliados con este país y la de este país con los exiliados. Unos se sienten en casa y el territorio los recibe con brazos abiertos. El caso Bolaño ejemplifica a la perfección lo sucedido con el exilio en México en general y con el exilio chileno en lo particular: esa diáspora causada por el golpe de Estado de hace apenas medio siglo. Por ello, recordar ahora a Bolaño y al resto de los infrarrealistas es un deber, pero, sobre todo, un placer, aquilatando el medio siglo de distancia respecto de los sucesos que propiciaron un intercambio cultural asombroso. Al igual que ellos le agradecieron a México al dedicar parte de su obra a este lugar, nosotros les agradecemos a todos ellos por su contribución a la literatura mexicana. Esta exposición es nuestro tributo, pero, sobre todo, es una ofrenda colectiva.

Tras la bocanada de aire fresco que ha significado para la literatura mundial la aparición y legado de Roberto Bolaño, cuya obra como la de sus colegas fue un desafío al status quo, consideramos que una exposición sobre sus aventuras en México -cuando toda una generación de jóvenes se movió articulada por aires de cambio y esperanza- permitirá aquilatar con justicia las victorias y las derrotas de toda una época, que no sólo se atrevió a experimentar con nuevas posibilidades estilísticas, poéticas y narrativas, sino también a jugarse, una vez más, la vida por una utopía, cifrada en los delicados y torrenciales dominios del arte y del lenguaje.

Coordenadas

Qué: Inauguración de la muestra “Infrarrealistas en Chile. Ecos de las imágenes de una vanguardia chilanga”

Curador: Rafael Toriz

Cuándo: La exposición será inaugurada a las 20 horas del jueves 2 de noviembre y permanecerá abierta hasta el viernes 17 del mismo mes, de martes a sábado, de 17 a 21 horas

Dónde: Centro Experimental Perrera Arte, Parque de los Reyes s/n, Avenida Balmaceda entre Bulnes y Cueto, nuevo barrio Balmaceda

Visitas guiadas: perreraarte@gmail.com

Organizan: Gobierno de México, Secretaría de Relaciones Exteriores de México y embajada de México en Chile

Patrocinan: Diplomacia Cultural Mexicana / Embajada de México en Chile / Fondo de Cultura Económica / Perrera Arte / Viña Tololo / PAOCC 2023 / Vivamos bien STGO

Entrada liberada. Estacionamiento interior gratuito.