Taller “Memoria barrial y cianotipia”, apuntes cotidianos de luz en un año complejo

Por Mesa de edición / fotografías: RMA y José Sanhueza

Red de Mediación Artística (RMA) es una agrupación integrada por artistas y profesionales de las humanidades dedicada a investigar, difundir y promover la mediación artística en Chile, como una herramienta que busca construir espacios de diálogo y con ellos redes, como lo dice su nombre, para fomentar el desarrollo y apropiación de la cultura por parte de las comunidades.

En esta instancia, gracias al financiamiento de los fondos concursables de la Municipalidad de Santiago y con la colaboración de Espacio Ailanto y el Centro Experimental Perrera Arte, se llevó a cabo el taller “Memoria barrial y cianotipia”, el cual estuvo integrado por residentes, estudiantes y trabajadores del territorio conformado por los barrios Yungay, Balmaceda, Brasil y República.

El proceso fue facilitado por Catalina Fernández y por Allyson Gamonal, ambas integrantes de la Red de Mediación Artística con fuertes vínculos en este territorio.

-¿Cómo surgió la idea de la exposición “Memoria barrial y cianotipia”? ¿Cuál fue la inspiración detrás de esta colaboración entre la Red de Mediación Artística y Cyan Magenta?

Allyson: Supongo que la inspiración provino de la propia contingencia nacional. Estábamos interesadas en llevar a cabo un taller de cianotipia, pero, para que tuviera trascendencia y un sentido la realización de estos ejercicios, nos fuimos decantando poco a poco en torno a las ideas de memoria y de lo colectivo. Estamos en un año y en un contexto contingentes, a 50 años del golpe de Estado y con una constitución que resulta francamente preocupante. Nos pareció que un proceso como el que desarrollamos sería enriquecedor para pensarnos en conjunto, en nuestro barrio, pensarnos a escala humana en nuestra interacción con el espacio y con los otros. Los barrios necesariamente son colectivos y su forma identitaria se construye en el cotidiano.

Catalina: Hace tiempo que andaba con el bichito de poder hacer el cruce escritural con la cianotipia, desde el ejercicio de la memoria y cómo poder colectivizarlo. Allyson ha facilitado espacios de mediación lectora, es historiadora del arte, también amiga y vecina. Conversando y arreglando el mundo, se concatenaron las ideas y listo.

-¿Qué es la cianotipia y por qué la eligieron como medio artístico para esta muestra?

Catalina: La cianotipia es una técnica fotográfica alternativa que amo, es la precuela de la fotografía de como la conocemos hoy y que, de forma inicial, también la aprendí en el barrio, luego me fui especializando en la técnica. Además de mediadora y artista visual, soy profesora y me encanta poder compartir esto que me enamora. El único pero es que los materiales son caros, entonces, con los fondos se abrió la oportunidad de que fuera gratuito para la comunidad. En un año que se conmemoran fechas particularmente sensibles y dolorosas para nuestro territorio nacional y barrial, resulta urgente poder generar los espacios de reflexión en torno a la memoria personal y colectiva. A través de la creación colectiva y de una técnica que precisa de la luz del sol para que brote la imagen, resulta una oportunidad para crear en comunidad, resignificar y visibilizar para que nunca más. La cianotipia es lo que media en este caso esa memoria e ilumina esos tiempos tan hostiles.

-La exposición se centra en la intersección entre el individuo y su comunidad. ¿Pueden proporcionar ejemplos de cómo quienes participan han capturado esta interacción en sus obras?

Allyson: Hay un ejemplo muy interesante en la obra “Carretonero” de Carlos Velásquez. Realizó el registro de un carretonero ya en su jornada de trabajo, pasadas las 4 de la mañana, momento en el cual se cruzaron porque él regresa a su casa desde la Blondie que está cerca del Metro Unión Latinoamericana. Me pareció genial que en una sola imagen y su texto pudiéramos encontrar tantos elementos que pueden caracterizar la vida en este sector. La feria, la familiaridad con los vecinos, que también puede ser tu casero y el carrete, porque también es un sector bohemio. Todo capturado en ese momento.

Catalina: Las personas que participaron del taller son estudiantes, residentes y/o trabajadores del barrio, por lo que lo habitan desde diferentes frecuencias, sentires y urgencias. Cada quien pudo plasmar su esencia desde el lugar propio y cómo lo habita. Desde una mirada general a un sitio baldío, a un primer plano al gato regalón de turno. Retratos de amistad en un callejón, la ex casa de una vecina cuando recién llegó a Santiago. Desde lugares íntimos y cotidianos nos reconocemos en los frame de tiempo que fueron seleccionados para esta exposición.

-¿Qué papel desempeña el arte contemporáneo en la recuperación de la memoria colectiva y la expresión de la identidad comunitaria?

Allyson: El arte conecta a las generaciones y fomenta la reflexión sobre la comunidad cuando usamos un medio que invita a la experimentación como la cianotipia, proceso en que, de alguna manera, invitamos a los participantes a reflexionar en cada paso. El trabajo en el taller además es enriquecedor porque surge la camaradería; la colaboración es una solución natural en espacios como estos.

Cata: A través de la oportunidad de compartir, dialogar y reflexionar en torno a los tópicos, de forma natural se fueron dando los ejercicios escriturales para gatillar la memoria personal en función de cómo nos reconocemos o no en eso que le pasa a la otra persona participante, de ahí a la colectivización de la memoria. En ese encuentro nace la posibilidad de creación, de mirar desde otras perspectivas, de crecer como comunidad. La visualidad de esa memoria es la que se plasma en un dispositivo fotográfico.

Allyson: Esperamos que en las sucesivas muestras de este trabajo se logre percibir la búsqueda que realizaron los integrantes del taller para responder desde su lugar la gran pregunta sobre este territorio. Este es un barrio que me encanta y espero que se visibilice parte de la belleza que yo misma he encontrado acá.

Catalina: El barrio es una tremenda red de espacios, personas y diferentes expresiones. Ojalá que otros también se den la oportunidad de generar sus propias rutas de visibilización de eso que les inquieta.