Nelson Brodt vuelve al teatro con “La sangre invisible”, un duro drama fantástico

Por Catalina Rivadeneira / fotografías: José Andrés Peña

Tras una década sin dirigir, este viernes 12 de abril, el reconocido actor, director y dramaturgo Nelson Brodt volverá a la cartelera nacional con el estreno absoluto de un inquietante drama fantástico, “La sangre invisible”, una obra situada en el más lejano y perdido rincón del desierto, donde tres personajes viven atrapados en una burbuja de tiempo víctimas de las distintas circunstancias que les tocó vivir.

Ambientada en tres distintos momentos de la historia de Chile -la Guerra del Pacífico, el golpe de Estado de 1973 y el presente-, el montaje instala en escena una línea de tensiones en apariencia distantes de diversas épocas. “Esta obra es un relato sobre la dignidad humana. Es decir, sobre aquella cualidad de las personas que no aceptan humillarse, que no aceptan obrar contra sus propias convicciones”, dice Brodt, quien a los 80 años decidió lanzarse a la aventura de montar un texto propio de manera independiente, autogestionada, sin fondos de ningún tipo, y cuyo último trabajo de dirección había sido en 2013 “Animas de día claro”, de Alejandro Sieveking, con el Teatro Nacional.

Aunque su rostro sigue siendo familiar en las pantallas de cine y televisión, por sus papeles en seriales como “Los 80”, donde encarnaba a Pedro Herrera, o telenovelas como “Wena, profe”, en la que muchos lo recuerdan en el rol de Don Pipa, Nelson Brodt reivindica con esta obra sus primeros momentos en el teatro, cuando de manera independiente y a contrapelo de lo que ocurría en Chile a principios de los ochenta, montaba a pulso títulos como “Hechos consumados”, de Juan Radrigán, o “A puertas cerradas”, de Jean-Paul Sartre.

Según Brodt, ahora hay una diferencia: “En algún momento, me dije a mí mismo que, de hacer un trabajo teatral, no gustaría seguir realizando obras o adaptaciones de otros autores, que he hecho unas cuántas a lo largo de mi carrera, incluyendo clásicos y montajes de todo tipo. No, me dije, a estas alturas de la vida tengo que ver qué puedo hacer en términos ciento por ciento personales”, explica.

“La primera vez que leí el texto quedé fascinado, me recordaba películas como ‘El faro’ o ‘Apocalipsis Now’, donde también están la locura, la desesperación, el abandono, la esperanza y la desesperanza. Ahí dije: ‘Me la voy a jugar, tengo que estar en esta obra’. No sabía con la chichita que me iba a curar, porque ha sido un proceso muy intenso”, dice el actor Alexis Saldaña, quien encarna al sargento Riffo en la obra. “Hay una opinión muy fuerte, muy riesgosa en la dramaturgia. Existe una gran responsabilidad política con el texto porque, de alguna manera, yo tengo que empatizar, justificar y defender con toda su humanidad a un soldado”, agrega.

“Ha sido súper gratificante, un orgullo trabajar con Nelson, que es uno de los grandes del teatro que todavía están vigentes. El montaje ha sido agotador porque estamos trabajando desde hace dos meses todos los días, pero también ha resultado muy grato porque él es muy sensible, sabe perfectamente cómo dar indicaciones y, desde una naturalidad muy rica, nos ha ido metiendo en las distintas capas de densidad que tiene la obra”, comenta por su parte Diego Subercaseaux, Arturo en esta producción.

Imagen principal: Alexis Saldaña en el papel de Sargento Riffo

Coordenadas

Que: “La sangre invisible”, obra escrita y dirigida por Nelson Brodt

Intérpretes: Diego Subercaseux, Alexis Saldaña y Diego Muñoz

Estreno absoluto: Viernes 12, sábado 13 y sábado 20 de abril, siempre a las 20 horas, en la sala Gabriela Medina del teatro Sidarte, ubicado en Ernesto Pinto Lagarrigue 131, barrio Bellavista

Adhesión general: $ 7.000, estudiantes y tercera edad $ 5.000

Produce: Compañía Teatro La Gira.