“La mujer de los perros” cerró su temporada de estreno con éxito de público

El 15 de julio de 1981 sufrió un atentado en el que dos hombres le dispararon e intentaron rematarla muy cerca de su domicilio en Ñuñoa. Sin embargo ella, que habitualmente cargaba una pequeña pistola en su cartera y tenía otras dos armas de reserva en su casa, se sobrepuso al ataque y logró vivir durante dos décadas más con una bala alojada en su cabeza. Se trataba de un personaje hasta ahí desconocido en la sociedad chilena, Ingrid Olderock Bernhard, la oficial de Carabineros que más poder tuvo en los servicios de seguridad de la dictadura militar de Augusto Pinochet, cuya historia llegó ahora al teatro con la obra “La mujer de los perros”, trabajo que la compañía El Padre presentó entre el 13 y 22 de julio de 2018 en el Centro Experimental Perrera Arte.

Basado en los documentos de la época y en los antecedentes aportados por el libro de investigación “Ingrid Olderock, la mujer de los perros”, de la periodista Nancy Guzmán, este montaje corresponde a la segunda parte de la “Trilogía del horror” que esta compañía inició en 2017 con “#8800 Jardín del edén”, que abordaba la historia de Jorgelino Vergara, conocido como el Mocito, un colaborador de la Dirección de Inteligencia Nacional, DINA, cuya delación y testimonio sirvió para conocer, bastante avanzada ya la transición democrática, la existencia del cuartel secreto de Simón Bolívar 8.800.

“En ‘La mujer de los perros’ queremos ser más explícitos en la puesta en escena, la cual estará acompañada con imágenes reales e información sacada de los medios de comunicación de la época sobre la figura de Olderock. En la obra se hace hincapié en la presencia femenina dentro de la DINA y el rol que debía tener la mujer durante la dictadura”, señala el director de la obra, Eduardo Vega Pino, quien comenta que el título de la pieza alude a una de las características más extremas de Ingrid Olderock, quien durante las sesiones de tortura en el cuartel conocido como la Venda Sexy violentaba sexualmente a sus víctimas junto a su perro policial, llamado Volodia, en referencia sarcástica al escritor y ex secretario general del Partido Comunista de Chile Volodia Teitelboim.

Experta en tiro, artes marciales y paracaidismo, Olderock nunca fue juzgada por los delitos en los que participó, aunque varias de las 77 víctimas que sobrevivieron a la Venda Sexy -donde fueron torturadas y hechas desaparecer 27 personas y el hijo nonato de Nilda Peña Solari- la reconocieron por su modo de intervenir en los interrogatorios. “Con esta ‘Trilogía del horror’se busca mostrar tres episodios de la historia de Chile en los que aún no se rompen los pactos de silencio. Hay personas que todavía andan sueltas y son protegidas por ciertas esferas del poder, incluso algunos están siendo juzgados, pero sus casos todavía no llegan a ninguna resolución”, comenta Eduardo Vega.

La periodista e historiadora Nancy Guzmán, quien apoyó el proceso de investigación de esta obra teatral y fue de los contados profesionales que lograron entrevistar a Olderock, quien falleció en 2001, destaca que esta oficial de origen alemán fue precisamente la encargada de diseñar y montar la primera escuela de instrucción femenina de este organismo represivo, en la cual se formaron más de 70 jóvenes agentes provenientes de las diversas ramas de las Fuerzas Armadas y de Orden. “Pese a ello, Olderock ni siquiera prestó testimonio judicial o policial. Ella jugó el buen papel de loca para ocultarse tras él y no prestar declaraciones. Solía mostrarse como una mujer extravagante atribuyéndole al disparo en la cabeza y la bala alojada en ella su locura. Pero era muy cuerda, recordaba todo y cuando se sentía atrapada en las preguntas recurría al recuerdo del atentado en su contra”, apunta Nancy Guzmán.

Imagen principal y galería fotográfica: Gentileza de Alejandro Chaparro

Datos de referencia

Qué: Temporada de estreno de la obra “La mujer de los perros”, de la compañía de teatro El Padre

Elenco: Cecilia Aguirre, Silvana Troncoso y Paula Jiménez

Dramaturgia y dirección: Eduardo Vega Pino

Diseño integral: Julio Chávez

Diseño sonoro: Génesis Victoria

Diseño de video: José Mañodes

Dónde: Centro Experimental Perrera Arte, 13 al 22 de julio de 2018.



X