La historia fluvial de la poderosa Cai Cai Vilu y el melancólico Pato Huala

Por Tania Muñoz Navarro

“Del agua con voces destellantes, meditaba sobre esta verdad”

Existe un lugar muy especial en la tierra austral de América. Es muy especial porque allí se juntan tantos ríos que, vistos desde el cielo, asemejan a una colosal red que desemboca en el mar, en la bahía de Corral. La gente que siempre vivió allí lo llamó Ainilebu, que en lengua mapudungun significa “lugar donde se unen muchos ríos”.

Un soldado llamado Bautista Pastene se hizo a la mar un día tras la aventura de la conquista. Él venía de muy lejos, de más allá de la cordillera donde vemos salir el sol por las mañanas. Y después de largo tiempo de navegación llegó a estas tierras del bosque templado.

Después de recalar en dichas costas, Bautista Pastene decidió descansar algunos días antes de comenzar a reconocer los ríos de la zona. Luego ordenó a sus 33 hombres levar anclas y continuar la navegación río arriba en los barcos Santiaguillo y San Pedro, con la esperanza de acercarse lo más posible a los cerros cordilleranos.

Visitaron las riberas de los ríos que les parecieron más importantes y no tardaron mucho en darse cuenta que el río que navegaban era perfecto, profundo y oscuro.

En realidad, el río principal de Ainilebu es tan ancho que en el caben dos pistas de aterrizaje. Pero Pastene no podía verlo así, porque en esa época no se conocían aún los aeroplanos.

Por algunos momentos estos navegantes sentían que todo estaba vivo. Era algo raro para sus pensamientos, ya que ellos creían que solo lo que tiene pies, manos y cabeza era digno de ser llamado “vivo”.

También se dieron cuenta de que, en tiempos de plenilunio, la Luna se bañaba en el río y luceros nuevos los vigilaban. Todos se sentían especialmente satisfechos.

Ainilebu era el hogar de una de las cinco vilus de agua que hay en todo el mundo. Las vilus son serpientes gigantes. El nombre de esta vilu es Cai Cai y es como un río, pero no es un río, ya que sus moléculas de agua son lunares multicolores.

En el comienzo de los tiempos, Cai Cai Vilu tuvo un gran trabajo junto a su hermana gemela, la serpiente de la tierra: Tren Tren Vilu. Ambas se encargaron de manifestar y enseñar, en una danza-combate, la destreza de sus fuerzas. Juntas se movieron en una gran sinfonía de ondas, ritmos, luces y sombras. La verdad es que todos los seres de esta tierra estaban conmovidos al presenciar tanta fuerza.

Después de esa danza-combate, Cai Cai siempre tuvo el don de ser gentil y amable. Participaba activamente de su quehacer dentro de la comunidad de los bosques de la selva templada. Este quehacer era manifestar y escuchar a los seres del agua y la niebla. Así como Tren Tren mediaba entre los seres de la tierra, plantas y animales.

El día en que Bautista Pastene llegó al centro de la tierra de Ainilebu, encontró a Cai Cai hablando con el Pato Huala. En esa ocasión Cai Cai le explicaba a su amigo Pato Huala que la vida esencialmente es como los remolinos:

-Gira y gira-, decía Cai Cai Vilu.

-Arriba, abajo, al lado. Al otro lado-, respondía el Pato Huala.

-Adentro, afuera. Redondo, puntiagudo. Blando, duro. Frío, caliente…-, comentaban ambos sin darse cuenta que Pastene, el hombre barbudo, los miraba desde muy cerca, escuchando esta conversación con grandes ojos mientras, nerviosamente, con el dedo enrollaba sus bigotes.

Finalmente, Cai Cai concluyó diciendo:

-Es muy importante apreciar cada fuerza opuesta. Todas las cosas tienen su lado contrario. Y de esa manera todo se completa en uno.

Respiran ambos con dulce silencio, y Cai Cai continuó explicando:

-Cuando se entrelazan estas fuerzas opuestas, ocurren cambios y siempre se termina dando a luz nuevas eras. Fue así como en esa legendaria danza-combate con mi hermana Tren Tren Vilu, nacieron nuevos cerros, nuevos pueblos, nuevos lagos, nuevos bosques y humedales y nuevos hombres, los lituches, los hombres del comienzo-, terminó de contar la gran serpiente de agua.

De pronto, Cai Cai vio a Pastene y lo saludó junto al resto de los visitantes que le acompañaban. Pero los hombres creyeron zozobrar con el gran movimiento de aguas que se produjo con el saludo de la vilu gigante.

Pastene observó la inmensa nobleza de Cai Cai y, maravillado ante el destello de sus cuatro espolones de cuarzo y sus largos cabellos de burbujas plateadas, se presentó aprovechando de comentar su determinada intención de ocupar estas tierras.

Cai Cai supo entonces que estos hombres, en su ambición de poder, pretendían apoderarse del tiempo y que lamentaban no poder ser nunca sus dueños. Es que la mayoría de los hombres siempre quieren ser dueños de algo y con ello se equivocan mortalmente.

Desde ese encuentro la hermosa vilu gigante decidió volver a las profundidades de su hogar y solo, muy de vez en cuando, salir a la superficie a manifestar la destreza de sus fuerzas.

Desde entonces el Pato Huala, con su graznar melancólico, cuenta a todos los seres de los ríos y sus riberas, en las mañanas y al atardecer, las enseñanzas de la gran Cai Cai Vilu.

GLOSARIO

Ainilebu: Red fluvial nombrada en lengua mapudungun, nueve ríos, y que hoy conocemos como río Calle Calle y sus afluentes.

Almirante Bautista Pastene: Marino genovés (1507-1580) que navegó y recorrió todo el litoral del océano Pacífico del sur, desde Colombia hasta el sur austral de Chile.

Cai Cai: Mítica serpiente marina en la cosmovisión del pueblo mapuche, que domina el poder del mar y todo lo relacionado a él.

Huala: Vocablo en lengua mapudungun que significa pato.

Humedales: Un humedal es una zona de tierras, por lo general planas, en la que la superficie se inunda, permanente o intermitentemente. Al cubrirse de manera regular de agua, el suelo se satura, quedando desprovisto de oxígeno y dando lugar a un ecosistema híbrido entre los puramente acuáticos y los terrestres. La categoría biológica de humedal comprende zonas de propiedades geológicas diversas: bañados, ciénagas, esteros, marismas, pantanos, turberas, así como las zonas de costa marítima que presentan anegación periódica por el régimen de mareas.

Lituches: En vocablo mapudungun significa hombres antiguos o del comienzo.

Mapuche: Pueblo del sur americano. significa gente de la tierra.

Pato Huala: Ave acuática que se encuentra entre Atacama y Tierra del Fuego, sin embargo, es más abundante en la zona sur. No sube hacia la cordillera, pero sí entra al mar, especialmente en las zonas cercanas a la desembocadura de ríos. Aunque en algún momento pudiera ser confundido con pato, su extenso cuello y su pico largo y puntiagudo lo caracterizan. Evita volar, salvo para huir de algún peligro o emigrar a otros lugares; pero en el agua es excelente nadando o zambulléndose. Las patas colocadas muy atrás son excelentes propulsores para nadar o bucear; sin embargo, por esta característica es muy torpe al momento de caminar, lo cual hace en muy pocas ocasiones, como, por ejemplo, para subirse a sus nidos flotantes.

Tren Tren: Gigantesca serpiente mitológica que domina la tierra, el fuego y sus volcanes.