Laura Serey: “Mi abuela tiene 91 años y ve la muerte como una amiga, un descanso”

Por Catalina Rivadeneira / edición: T. Muñoz / fotografías: Colectivo Margarita

Desde que existen los mares, la Serpiente y el Cuervo no se han dado tregua en la disputa de las almas terrenales. Y, según lo que se describe en “Amada muerte”, la ópera prima del Colectivo Margarita, ambos seres fantásticos habrían llegado a un inusual acuerdo, copas mediante, en el mismísimo Valle de Elqui, donde se dejan caer en el bucólico paisaje de Greta, una mujer de 84 años, para proponerle que sea ella misma la que elija con quién desea partir.

La historia podría ocurrir en cualquier lugar del largo Chile e involucrar a todo aquel que haya vivido hasta el cansancio, pero según Laura Serey Romero, la directora, dramaturga y productora de este montaje, está inspirada en su propia abuela, de 91 años, con quien creció toda la vida, pero particularmente en el traumático tiempo de pandemia. “Ella ve la muerte como una amiga”, dice la egresada de la Escuela de Teatro de la Universidad Católica en la antesala de este estreno que se podrá ver desde hoy, viernes 26 de enero de 2024, hasta el domingo 28 en la nave principal del Centro Experimental Perrera Arte.

-¿Cuál fue el sistema de creación de esta obra?

-Nuestra metodología de trabajo como Colectivo Margarita partió con improvisaciones sobre diversos conceptos de la muerte humana, la posesión demoníaca y la trascendencia del cuerpo al cosmos. En primera instancia fueron ejercicios corporales, vocales y de improvisación actoral. Después investigamos en el cuerpo de una abuela, nuestra protagonista, la serpiente, un demonio y un cuervo, que se hace llamar ángel guardián de la anciana. Todo esto acompañado por melodías creadas para la vejez, para el ángel, para las muertes, para las posesiones, para las trascendencias del cosmos desde la atmósfera del Valle de Elqui.

-¿Por qué sitúan este relato ahí?

-Lo situamos en el Valle de Elqui por los vientos, por las estrellas como se ven en la noche, por el calor y su tiempo, que es mucho más lento, mucho más pausado. Y además porque es un lugar conocido como un territorio energético, donde todos están más colectados con la espiritualidad y con la naturaleza.

-Esta obra alude a cuestiones bastante íntimas de tu entorno familiar. Háblanos de aquello.

-Sí, esto comienza con la historia de mi abuela, con la que pasé la pandemia y con quien he vivido toda mi vida hasta que me vine a estudiar acá en Santiago. Ella siempre me enseñó su conexión con las plantas, con su jardín; ella trata las plantas con su cuidado, con amor, las ve como una igual. Y también su visión de la muerte, mi abuela tiene ya 91 años y está muy cercana a lo que es la muerte, a la que ve como una amiga, como un descanso, como una siguiente etapa. Ella dice que las personas mueren para que nazcan otras, pero siempre de una manera natural, de una manera no injusta, como suele ocurrir.

-¿Por qué citan el caso de la profesora Marta Ugarte, cuyo cadáver, torturado y quemado, fue encontrado en la playa de La Ballena en 1976, tras ser arrojada desde un helicóptero?

-Al hablar de la muerte es imposible que no se nombre la dictadura. El caso de Marta Ugarte es una marca de muerte, la marca mayor de Chile. En una de nuestras improvisaciones en el período de investigación actoral y musical, probamos todas las muertes que podían ocurrir, ahí emergió el hecho de morir ahogado e, inmediatamente, recordamos los cuerpos que fueron lanzados al mar en dictadura.  Tomamos entonces la muerte injusta de Marta Ugarte para levantar la herida que dejó esa época en Chile, herida que va a repercutir por siempre.

-En Perrera Arte trabajarán sobre un montaje previo y reciente del artista visual Antonio Becerro. ¿Cómo se integra ese diseño visual en su idea escénica?

-El diseño de Becerro se integra perfecto. Siempre decimos en la obra que el cuerpo de la anciana se está marchitando y que todo a su alrededor ya está marchito. Y esta instalación de árboles secos queda perfecto. Por eso el Cuervo y la Serpiente vienen a buscar a nuestra protagonista, a la abuela, a quien ya no le queda tiempo ni vida que recorrer, ya que todo a su alrededor está seco, igual que ella.

Coordenadas

Qué: Tres únicas funciones de “Amada muerte” del Colectivo Margarita

Dirección: Laura Serey

Intérpretes: Rafaela Garretón, Paulo Heredia, Erik Marroquín, Sol Segura

Cuándo: Viernes 26, sábado 27 y domingo 28 de enero, a las 20.30 horas

Dónde: Centro Experimental Perrera Arte, Parque de los Reyes s/n, Avenida Balmaceda entre Bulnes y Cueto, nuevo barrio Balmaceda

Adhesión: Sistema paga lo que puedas $5.000, $7.000 y $10.000. Estudiantes $3.000