De “La pequeña gigante” a los ejercicios artísticos en el jardín

Carola-2

Durante la última presentación de “La pequeña gigante” en Chile, la actriz especializada en acrobacias y altura Carola Ibacache fue la encargada de mover el brazo del famoso “Tío Escafandra”, ese enorme personaje de las profundidades marinas que acompañó y protegió a su querida sobrina en sus masivos paseos y aventuras por las calles de Santiago.

Por su manejo de cuerdas y ejercicios complejos a varios metros del suelo, Carola se integró rápido a la compañía francesa Royal de Luxe, dirigida por ese niño en envoltura de hombre que es Jean-Luc Courcoult, e incluso recibió el ofrecimiento para integrarse al cuerpo estable de la obra, pero la maternidad la llevó a otras delicadas tareas.

Han pasado unos años, su pequeña hija ya corre y vuela, y Carola Ibacache regresa a Santiago para mostrar, este jueves 18 de octubre, a las 10.30 horas, su último trabajo aéreo, titulado “El vuelo de las mariposas” en el ciclo “Ejercicios artísticos en el jardín”, proyecto de estimulación estética temprana que están realizando en conjunto el Jardín Infantil y Sala Cuna Parque de los Reyes y el Centro Experimental Perrera Arte.

-¿En qué consistirá tu trabajo?

-Inspirándome en la transformación que acontece entre la oruga y la mariposa, como ser en ascensión, di forma a la intervención “El vuelo de las mariposas”, que es la magia de la altura vista desde los ojos de la imaginación de las pequeñas y los pequeños. Es como el vuelo de una gran mariposa que extiende su cuerpo pequeño a la inmensidad y flota aleteando y sintiendo el aire, sintiendo el todo. Asimismo, el cuerpo de las niñas y niños no está separado de nada, para luego sufrir la transformación de seres puros, sabios y espirituales a seres humanos en camino a lo que se les olvido ser, o sea, seres completos.

-¿Qué esperas generar con los niños?

-La intervención, dentro de la belleza de las coreografías aéreas, crea la magia del vuelo y los colores de las mariposas. Como una forma de plasmar visualmente y emocionalmente en las niñas y niños aquello que no debe olvidarse. Mi interés es colaborar con el proceso natural de los niños y niñas donde ellos saben todo y lo único que los adultos podemos hacer es acompañarlos con el corazón abierto y mostrarles el arte de crear y manifestar.

-¿Por qué elegiste el espacio exterior de la Perrera Arte, el Parque de los Reyes, como escenario?

-Como una forma de conservar la esencia del trabajo, el mejor lugar para mostrarlo es al aire libre y qué mejor que un parque con árboles gigantes, como enormes guardianes, que junto al vuelo de las mariposas susurran un cuento entre los vientos y aires, donde los pájaros acompañan nuestros sonidos, el cielo nuestra mirada y la tierra los pasos.